POTAJE DE VIGILIA

Potaje de vigilia, historia:


Comer legumbres varias veces por semana es muy recomendable y sobre todo en invierno, cuando apetecen todavía más. Hoy os presentamos la receta de garbanzos en vigilia, un plato muy tradicional en España. Se llama así porque no llevan carne, con lo que se comía sobre todo durante la Cuaresma, los 40 días previos a Semana Santa, aunque se puede comer durante todo el año. 

Es un plato muy económico y fácil de cocinar. Sólo hay que acordarse de que hay que dejar en remojo los garbanzos el día anterior y luego seguir unas sencillas instrucciones. Nosotros los cocinaremos con espinacas, que pueden ser frescas o congeladas, y con bacalao, lo que le da un sabor muy bueno a este potaje. Además, el huevo cocido, el laurel, el ajo y la cebolla nos ayudarán a espesar la salsa y darán un componente extra de sabor. ¿A qué esperas para coger la cuchara?

Vídeo paso a paso:


Ingredientes


  • 800 gramos de garbanzos.

  • 1 kg de espinacas.

  • 200 gramos de bacalao.

  • 4 huevos cocidos.

  • 2 cebollas medianas.

  • 2 hojas de laurel.

  • 4 dientes de ajo.

  • Aceite de oliva.

  • Sal.



Potaje de vigilia, preparación:


  • Paso 1

    La noche anterior, ponemos los garbanzos a remojo en abundante agua. 

     

  • Paso 2

    Cuando vayamos a cocinarlos, los escurrimos y los ponemos a cocer en la olla con agua limpia, las cebollas enteras, las hojas de laurel y la sal. Ponemos los garbanzos cuando la olla esté hirviendo. La tapamos y los dejamos que se cuezan durante unos 10 u 11 minutos. 

     

  • Paso 3

    Pasado ese tiempo, retiramos la olla del fuego y, cuando lo permita, la abrimos. Mientras se enfría salteamos las espinacas. En una sartén con aceite de oliva, ponemos los ajos laminados y, cuando se doren, añadimos las espinacas. Cuando estén hechas las ponemos en la olla junto al bacalao desalado, rallamos el huevo duro y tapamos de nuevo la olla. 

     

  • Paso 4

    Cuando suba la válvula, lo dejamos dos minutos más y después dejamos enfríar la olla. Luego dejamos reposar el guiso otros dos minutos y ¡a comer!